El Barrio del Lucero es un barrio perteneciente al distrito de Latina, en la ciudad de Madrid, limita al norte con la Casa de Campo, al este con los barrios de Puerta del Ángel a través de la calle Huerta de Castañeda, y Los Cármenes a través de las calles Sepúlveda y Alhambra. Al sur y al oeste se encuentra con el barrio de Aluche a través de las calles de la Plaza de la Paja, Los Yébenes y Duquesa de Parcent.

El nexo de Madrid con el barrio Lucero a través del Camino de Móstoles (en un futuro Paseo de Extremadura) queda reflejado en el mapa Topographia de Lavilla de Madrid (plano de Teixeira) del año 1656 de Don Pedro Texeira.

En el plano de la Villa en 1700 compuesto por Nicolás de Fer, se aprecia el nexo de la Villa de Madrid con los terrenos de lo que ahora es el barrio de Lucero.

A principios del siglo XIX cuando se inicia el crecimiento urbano en torno a la Carretera de Extremadura, se conforma una zona agraria predominando el secano, donde se cultivan cereales. Junto a las grandes propiedades también existen tierras en común «los ejidos», que no se labraban y «los abrevaderos» que servían para dar de comer y beber a los ganados de Madrid. En esa época existen dos edificaciones en la zona: la ermita de San Miguel de Luche y, algo alejada, la de las Ventas de Alcorcón.

La ermita de San Miguel de Luche puede observarse en el mapa que Bentabole realizó para el ejército de Napoleón el 3 de diciembre de 1808. En la segunda mitad del siglo, aunque sigue predominando la actividad agraria de secano, aparecen algunas fincas de regadío dedicadas a la producción de hortalizas y leche (vaquerías), caso del Convento Huerta de Castañeda y Quinta de Caraque. A lo largo de la Carretera de Extremadura, a ambos lados, proliferan unas pequeñas edificaciones: los hornos o «tejares». A finales de siglo, tienen especial importancia para el barrio la construcción del ferrocarril de vía estrecha Goya-Villa del Prado.

Poco a poco va disminuyendo la actividad agraria y se empieza a edificar en las zonas de secano menos productivas. Se inician y se consolidan los barrios de El Lucero, El Olivillo, Huerta de Castañeda y Caraque. En la postguerra, el barrio Lucero se amplia con las viviendas construidas por el Estado para los trabajadores procedentes en su mayoría de poblaciones del sur y del sureste de España, tenía como límite la línea de ferrocarril existente en esa época que conectaba la capital con los pueblos del suroeste de Madrid y que discurría por el trazado actual de la Calle Sepúlveda. Finalmente, por los años setenta, se edifican todas las zonas dando lugar a los nuevos barrios de Ferroviarios, Surbatán, Torres de Almazán y el Brezo. En el año 1995 se inaugura la ampliación de metro de Madrid de la línea 6 correspondiente al tramo Laguna-Ciudad Universitaria que incluye la estación de Lucero.